Artículos

27.oct.2010 / 10:55 am / Haga un comentario

Rosa León Brabo 

Hace mucho tiempo había querido escribir ante la opinión pública, sin embargo por la dinámica de trabajo que desarrollo no me había dedicado a dar inicio a esta importante actividad que permite el desarrollo del pensamiento individual, La Opinión es uno de los géneros periodísticos que profundiza en la búsqueda de las causas de los hechos, fundamentalmente dirigidos a temas de actualidad.

Como La Opinión se basa en los sentimientos del escritor o escritora debo confesar que estoy envuelta en un profundo sentimiento de tristeza, de impotencia y hasta de dolor pero que hoy decidí transformarlos en la fuente de inspiración y plasmar sobre este trozo de papel mis más puros sentimientos de gratitud a una persona que supo ganarse mi respeto y admiración por su inteligencia, compromiso, disciplina y en fin por tantas virtudes como ser humano ejemplar, sin ánimos de desconocer sus defectos como toda persona, pero que cualquiera de ello quedaba opacado ante sus buenas acciones de hombre luchador.

A pocos días del trágico fallecimiento del compañero y amigo William Lara, quise dedicar mi primer artículo de opinión publicado a su memoria, muchas personas que lo conocieron han escrito bellísimas palabras de afecto y de hermosos recuerdos vividos junto a él, sin embargo también deseo compartir algunas anécdotas y sobre todo las enseñanzas que aprendí de este insigne venezolano, que por cierto pudo fortalecer mi deseo de ser Comunicadora Social a parte de ser Abogada y a quien dedicaré en los próximos meses mi nuevo título académico en su honor. Como coordinador Nacional de Organización del Movimiento Quinta República nos correspondió en múltiples ocasiones compartir con William las tareas de organizar el gran aluvión que significaba este poderoso partido político, tarea nada sencilla y a la cual se dedicó con mucha fuerza a pesar de sus múltiples ocupaciones en el equipo encargado de la conducción del proceso revolucionario venezolano junto al Comandante Chávez.

Para el año 2002 en los duros momentos vividos en nuestro país antes, durante y después del golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez y siendo Presidente de la Asamblea Nacional demostró su compromiso y lealtad no sólo a la Revolución Bolivariana sino también a la Constitución y a las Leyes de la República manteniéndose firme al frente del segundo Poder más importante del país. Al final de este mismo año, diciembre de 2002, pudimos compartir con William los planes y estrategias en función de restituir el normal desenvolvimiento de la empresa básica del estado, Petróleos de Venezuela que había sido saboteada desde adentro, por los sectores opositores que pretendían tumbar al Presidente Chávez a como diera lugar. Desde la dirección Nacional del MVR se emprendió una importante acción de movilización y de respaldo político en pro de la Revolución, William Lara entre otros compatriotas que representaban al Presidente Chávez se dedicaron de forma muy intensa a garantizar que el pueblo venezolano no dudara de la certeza que se debía seguir por el camino de la Revolución Bolivariana sin vacilaciones, que aunque la situación que atravesaba en esos momentos el país era muy dura, este era el camino a seguir.

Superados con éxito estos acontecimientos, llegaron los tiempos de la batalla electoral de nuevo y en el 2004 se desarrolla el Referendo Ratificatorio al Presidente Hugo Chávez (Agosto) y luego las elecciones de Gobernadores, Consejos Legislativos y Alcaldes (Octubre) ambos con gran triunfo para la revolución. En estos eventos siempre estuvo presente la orientación y el compromiso de William en pro de la Organización, la Disciplina y la Sindéresis palabras que eran propias del vocabulario de este importante líder verdaderamente revolucionario. A William le debemos en gran parte el éxito de nuestro proceso revolucionario a este estudioso de la política como ciencia social desde el campo de lo científico  y no desde la improvisación o de las acciones que surgen producto de la pasión.

Hoy a escasos días de una nueva batalla electoral, ratificamos nuestro compromiso revolucionario con los ideales sembrados por un hombre, que con su pasión patria, dejará en cada una de las conciencias de los verdaderos luchadores de este noble país, un legado indiscutible  que perdurará hoy y mañana.  “Hasta siempre camarada William, tu muerte será nuestra bandera, para enarbolar la justicia, solidaridad y ética socialista. Por eso hoy decimos, William vive la lucha sigue”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.